Exfoliantes faciales

La exfoliación facial es fundamental en la rutina de limpieza semanal para lucir un rostro luminoso y saludable, ya que a pesar de limpiar diariamente el rostro, éste necesita eliminar toxinas, células muertas, y otros desechos. En Telebelleza disponemos de exfoliantes adaptados a las necesidades de cada tipo de piel, tanto para uso profesional como para el cuidado en casa. Conoce más

Ver filtros
pestañas y cejas

Consigue una piel limpia y sin impurezas

Exfoliantes faciales para todo tipo de pieles y necesidades

Los beneficios de una buena exfoliación facial

Todos los tipos de pieles deben ser exfoliados, ya que esto eliminará cualquier tipo de célula muerta o la suciedad acumulada que obstruye los poros. La exfoliación favorecerá la renovación celular y mejorará la penetración de la crema diaria, el tónico, o el serum mejorando su eficacia y obteniendo una piel sana.

Basados en las necesidades de cada tipo de piel

Disponemos de toda clase de exfoliantes faciales que se adaptan a las necesidades de cada tipo de piel: secas, grasas, normales o sensibles. Puede haber casos en los que si se utiliza un producto demasiado suave no se noten efectos, mientras que si se selecciona un exfoliante muy fuerte puede generar efectos adversos como el enrojecimiento de la piel, inflamación, etc. es importante seleccionar el adecuado.

Para profesionales y para el hogar

Todos nuestros exfoliantes cumplen con las expectativas del usuario con un resultado eficaz gracias a sus fórmulas 100% cuidadas y testadas. Peelings enzimáticos y químicos para el uso profesional con diferentes ácidos para adaptarse a las necesidades de cada piel (Ácido glicólico, mandélico, láctico, cítrico, salicílico y azelaico) así como, exfoliantes granulados menos abrasivos para el uso en el hogar elaborados con partículas exfoliantes microscópicas para garantizar una limpieza profunda.

Cómo realizar una exfoliación en casa

Realizar una exfoliación mecánica en el hogar es muy sencillo. Con una pequeña cantidad de exfoliante sobre las manos, aplícala sobre el rostro con movimientos circulares incidiendo un poco más en las zonas con mayor sebo o células muertas, llegando hasta el cuello y escote. Después, aclarar con agua tibia con la ayuda de una esponja exfoliante o un cepillo limpiador.

Protocolo de rutina facial en casa