Protocolo de limpieza profesional  |  Protocolo de tratamiento facial en casa

PROTOCOLOS DE LIMPIEZA PROFESIONAL

La limpieza y tratamiento profesional es indispensable para completar los pequeños rituales de limpieza cotidianos.

Os ofrecemos una propuesta de protocolo de trabajo de cabina que el profesional podrá adaptar en función de las necesidades de la piel de cada cliente y de los objetivos que queremos conseguir en cada sesión.


1. EL DIAGNÓSTICO

Este paso nos facilitará conocer el estado de la piel y proceder con un protocolo específico para sus necesidades y así aumentar la eficacia del tratamiento a realizar.

Se tiene en cuenta la problemática total de la piel, la época del año, el lugar de residencia, los hábitos de cada persona, etc. con el fin de poder instaurar un tratamiento adecuado.

Podemos encontrar diferentes tipos de pieles y afecciones que se pueden dar de manera combinada o de forma individual: normal, seca, grasa, sensible, acneica, pigmentada, envejecida… La clasificación de Baumann nos cuenta cómo identificar los diferentes tipos de piel.


2. LIMPIEZA

La limpieza facial profesional tiene como objetivo limpiar en profundidad células muertas y toxinas, hidratar, tonificar y mejorar la circulación de la cara, ganando tersura y elasticidad.

La limpieza cotidiana es imprescindible para la efectividad de cualquier tratamiento, ya que una piel limpia es más receptiva a los productos cosméticos.

Por lo tanto lo primero es aplicar el limpiador indicado según las características de la piel a tratar.


3. EXFOLIACIÓN

El uso de exfoliantes cosméticos estimula el proceso natural de renovación celular y ayuda a retirar las células muertas, evitando así el engrosamiento epidérmico y mejorando el aspecto de la piel.


4. LIMPIEZA PROFUNDA EXTRACTIVA

Según el diagnóstico y necesidades de la piel puede ser necesario extraer la suciedad de los poros de la piel y los folículos pilosos.


5. TONIFICACIÓN

Aplicar el tónico indicado para el tipo de piel a tratar. Así estimulamos las funciones biológicas de la piel y la circulación sanguínea ejercitando al mismo tiempo una acción tónica sobre los músculos y preparándola para recibir los tratamientos.


6. ACTIVACIÓN MANUAL

Según el tipo de piel, aplicar la crema específica, o crema base enriquecida con los concentrados faciales.

En esta fase vamos a portar a la piel todos los nutrientes que necesite en función de su estado y su problemática particular, cubriendo las necesidades de hidratación, nutrición, regeneración y equilibrio de forma personalizada con el fin de conseguir el mejor resultado posible.


7. ACTIVACIÓN APAROTOLÓGICA

Si el profesional diagnostica la necesidad del uso de aparatología (ionización, radiofrecuencia, mesoterapia virtual…), ya sea dentro de la sesión del tratamiento cosmético como en una sesión individual, aplicar el producto adecuado según las necesidades de la piel y tipo de aparatología a utilizar.


8. MASCARILLA

Esta fase aplicamos la mascarilla más adecuada y es donde dejamos descansar la piel y aplicamos un extra de principios activos complementarios a los utilizados en la fase de activación.


9. ACCIÓN HIDRATANTE

Aplicar la crema adecuada según diagnóstico y necesidades.


10. PROTECCIÓN SOLAR

Tan importante como limpiar, tonificar, hidratar o nutrir, es la protección de la piel frente a las agresiones externas y el fotoenvejecimiento, por lo que aplicaremos una fina capa del protector solar 50+.

Si tienes alguna duda sobre protocolo, algún tratamiento o producto en particular, no dudes en consultarnos, y te asesoraremos en todo lo relativo al modo de proceder.






PROTOCOLO DE TRATAMIENTO FACIAL EN CASA

A parte de las limpiezas profundas y tratamientos en centros de belleza, es imprescindible realizar una rutina de limpieza y cuidado cada día en casa.

El cuidado diario hará que notes tu piel más suave, luminosa, hidratada… Por lo que te indicamos los pasos que debes seguir.

Estas son algunas recomendaciones que podrás adaptar a tus necesidades, costumbres o tipo de piel. Y en caso de duda, consultar con nosotros en tu centro de belleza habitual.


1. LIMPIEZA

Incluso aunque no te maquilles, es necesario limpiar la piel a diario, tanto por el día como por la noche, para eliminar restos de la crema hidratante, el polvo y la contaminación de la calle que ensucia y obstruye los poros del rostro.

Elige un cuidado específico para tu tipo de piel para conseguir los mejores resultados.

- Limpieza: Puedes usar productos desmaquillantes, leche limpiadora o agua micelar.
- Tónico: Ayuda a cerrar los poros, equilibrar el PH en preparar la piel para el tratamiento posterior. Este paso no es necesario si has utilizado agua micelar para la limpieza.


2. SERUM

Un sérum facial es un suero rico en principios activos concentrados que tienen una alta capacidad de penetración y que ayuda a potenciar el tratamiento que vamos a aplicar a continuación.


3. CONTORNO DE OJOS

La piel de esta zona necesita unos cuidados específicos ya que es una de las más sensibles y delicadas.

Con el paso de los años, tendemos a perder el colágeno y la elastina por lo que se presentan los primeros signos de la edad apareciendo las ojeras, bolsas y arrugas.


4. HIDRATACIÓN

Aplicaremos una crema de tratamiento en función de la edad, el tipo de piel y las necesidades de la misma: hidratante, nutriente, regeneradora, antiarrugas…


5. PROTECCIÓN SOLAR

La aplicaremos sobre la crema hidratante en el caso de que ésta no contenga factor de protección, ya que la exposición a la contaminación, los cambios meteorológicos y las radiaciones solares son las causantes del envejecimiento prematuro de la piel, las arrugas, manchas, quemaduras…


· CUIDADOS SEMANALES

Aparte de los cuidados diarios que aplicamos a nuestra piel, podemos ofrecerle un aporte extra cada semana para un tratamiento más intenso y profundo.


· EXFOLIACIÓN

Un peeling facial te ayuda a la renovación celular y a retirar las células muertas, facilitando la posterior penetración de principios activos de las cremas.

El exfoliante está indicado para utilizarlo una o dos veces en semana siempre después de la limpieza pero antes de la mascarilla.


· MASCARILLA

La mascarilla es una herramienta con la que puedes aportar a tu piel beneficios según tus necesidades, ya sea de hidratación, nutrición, reparación, tonificación, luminosidad,…

Puedes encontrarlas en formato crema, gel, tisú, plásticas, etc.

Este paso se recomienda realizarlo una vez por semana.

Si tienes alguna duda sobre cómo aplicar los productos, o cuál es el más indicado para tu piel, no dudes en consultarnos y te asesoraremos.