Entre los tratamiento más famosos y demandados de los últimos años están aquellos centrados en nuestra mirada, todas queremos lucir una pestañas largas, densas y rizadas que eleve nuestra belleza natural con un plus de intensidad en nuestro ojos.

En post anteriores ya os hablamos del super poder que tienen los serums de pestañas para conseguir que estas se regeneren y luzcan más largas y densas, pero si buscamos un efectos inmediato y mucho más impactante la solución es la realización de un tratamiento de lifting de pestañas o la aplicación de extensiones. Pero... ¿Cuál es la mejor opción?

Hoy os contamos todo sobre cada uno de estos tratamiento para que tomes la mejor decisión y elijas en tu centro de belleza el que se adapte más a ti y a tus necesidades.

¿QUÉ ES EL LIFTING DE PESTAÑAS?

Este tipo de tratamiento alarga desde la raíz la propia pestaña natural, ojo, no lo confundamos con una permanente de pestañas; a diferencia de esta última, que consiste en aumentar la curvatura de la pestaña de medios a puntas, el lifting las eleva desde su nacimiento.

Mediante unos moldes de silicona que se ajustan al párpado, se adhieren las pestañas con un pegamento especial y se aplica una loción permanente y otra neutralizante.

Al finalizar, se limpia la loción, se retiran los moldes, y se peinan las pestañas, pudiéndose aplicar una loción nutritiva para alargar la duración del lifting y mantenerlas suaves e hidratadas.

¿EN QUÉ COSISTEN LAS EXTENSIONES DE PESTAÑAS?

En este tipo de tratamiento se colocan extensiones sintéticas pelo a pelo, pestaña a pestaña, para darles mayor longitud y volumen pudiendo conseguir un resultado más natural o dramático dependiendo de la cantidad de pestañas y el efecto que se desea.

De esta forma existen diferentes opciones: las 1D con un efecto natural, 2D algo más intensas y así van aumentando hasta la 5D con un volumen máximo y más artificial.

El proceso de aplicación es muy simple, mediante una pinza se van colocando manualmente una a una por lo que lleva más tiempo de aplicación.

DIFERENCIAS ENTRE EL LIFTING Y LAS EXTENSIONES DE PESTAÑAS

Tiempo de aplicación: El lifting de pestañas es más rápido ya que suele durar entre 20 y 30 minutos, mientras que la colocación de las extensiones puede llegar a durar 2 horas.

Precio: El coste del lifting de pestañas suele rondar los 60 €, mientras que el de la aplicación de la extensiones varía según la cantidad y el efecto de las pestañas a aplicar entre los 60 – 130 €.

Cuidados posteriores: El lifting de pestañas no requiere ningún cuidado extra ni mantenimiento tras su realización, simplemente debemos evitar que se mojen y tocarlas durante las 24/48 horas posteriores al tratamiento. Pasado este tiempo, podemos desmaquillarlas con nuestros productos habituales sin ningún problema.

Por su parte las extensiones de pestañas requieren mayores cuidados como evitar frotarse los ojos, desmaquillarse con cuidado sin usar productos oleosos o bifásicos y peinarlas diariamente con un cepillo especial para evitar que se enreden o ricen de más.

Duración del tratamiento: La duración del lifting de pestañas es de hasta 6 semanas en perfecto estado, mientras que la duración de las extensiones de pestañas es muy variable de 3 hasta 9 semanas, pues depende del mantenimiento que se les haga.

Por lo general su ciclo de vida es el mismo que el de la pestaña natural y se caen junto a esta, por lo que a medida que vayas perdiéndolas las pestañas se verán menos homogéneas.

Seguridad del tratamiento: Ambos tratamientos son seguros, siempre asegúrate de ir a un centro de belleza homologado que utilicen técnicas y productos de calidad que no puedan dañar tus pestañas.

En el resultado final todo es cuestión de gustos, si buscas un efecto más natural y discreto el lifting de pestañas es tu mejor opción, mientras que si lo que buscas es un resultado más impresionante e intenso las extensiones de pestañas deben ser las elegidas.