Las pestañas, además de potenciar la expresividad de la mirada y la belleza del rostro, tienen como objetivo principal proteger a los ojos del polvo y cuerpos extraños, además de filtrar la luz solar para hacerla más soportable. Es por ello que debemos mantenerlas sanas y fuertes y evitar ciertas prácticas y malos hábitos diarios que pueden dañarlas.

El ciclo de vida de una pestaña puede verse reducido por algunos de estos factores, produciendo fragilidad, caída y lento crecimiento de las pestañas:

- Mala alimentación. Por carencia de algunas vitaminas y oligoelementos.

- Frotarse los ojos. Ya que ello produce adelgazamiento de la piel del contorno de los ojos.

- No desmaquillarse. Con el paso del día, la máscara las pestañas se endurece y las pestañas se quiebran con mayor facilidad, particularmente con las máscaras waterproof.

Estos son algunos cuidados y consejos que sus párpados y pestañas agradecerán enormemente:

- Aunque no maquillemos las pestañas, es conveniente cepillarlas diariamente con un peine especial y extender sobre ellas fina capa de vaselina, aceite de ricino o una aplicar un sérum fortalecedor específico para favorecer su crecimiento.

- Hay que desmaquillarlas cada noche con productos específicos que las protegen y realizarlo con sumo cuidado.

- Elija una máscara de pestañas de calidad, enriquecida con  con pantenol, ya que aporta vitamina B5, ceramidas y factor de protección solar. Recuerde que la vida útil de una máscara de pestañas es de 3 a 4 meses.

- No preste ni use prestado maquillaje para ojos, así evitará el contagio de bacterias por vía ocular.

Si además, desea conocer cuáles son los mejores sérums para el crecimiento de las pestañas, lea el siguiente enlace.