Aunque cada rostro necesita una serie de cuidados específicos para lucir saludable, y a pesar de verse sometido a aspectos difícilmente controlables, como los cambios hormonales, la contaminación o los cambios climatológicos, existen claves comunes para todos y que podemos aplicar diariamente, sin la necesidad de realizar una gran inversión en cosmética avanzada y que nos ayudarán a lucir una piel bonita todo el año.

LIMPIEZA DIARIA DE LA PIEL

Para que nuestra piel esté sana debemos limpiarla a diario por las mañanas y antes de acostarnos.

La piel nunca descansa, por lo que continuamente se acumulan células muertas en nuestro rostro como consecuencia de los agentes externos, como la contaminación o debido a su proceso natural de regeneración. Es necesario eliminar correctamente estas células para que se vea luminosa y sana.

El protocolo básico de limpieza facial diaria debe incluir el uso de una leche limpiadora y un tónico facial. Estos dos productos la limpiaran correctamente respetando el manto hidrolipídico de la dermis.

UNA LIMPIEZA PARA CADA TIPO DE PIEL

Dependiendo de nuestro tipo de piel, ya sea seca, normal, mixta o grasa, podemos utilizar un tipo de producto limpiador u otro, ya que por ejemplo para una piel mixta o grasa puede resultar conveniente el uso de un desmaquillante en gel regulador de sebo.

Es recomendable realizar un peeling con un exfoliante facial manual con cierta periodicidad (una vez a la semana o cada dos, según las características de nuestra piel) para conseguir una limpieza más profunda.

Por otro lado, para mantener la piel de nuestro cuerpo igual de saludable que la de nuestro rostro podemos aplicar un exfoliante corporal semanalmente y debemos hidratarla adecuadamente cada día después de la ducha.

RUTINA DE CUIDADO CON LOS CÓSMETICOS ADECUADOS

Tras la limpieza diaria debemos aplicar nuestros productos cosméticos de cuidado adaptados a las necesidades de nuestro tipo de piel, edad, etc.

Una piel más joven necesitará más hidratación mientras que una piel madura necesitará principios activos dirigidos a reparar, regenerar, tonificar y rejuvenecer.

Esta rutina de cuidado facial puede incluir:

  • primero, contorno de ojos.
  • segundo, sérum facial.
  • para finalizar, la crema de día o de noche.

Lo realmente importante es que estos productos cosméticos sean de calidad, que permitan la respiración adecuada de nuestras células y que nutran a nuestra piel de los principios activos que necesita para lucir saludable y estar protegida.

PROTECCIÓN SOLAR

Uno de los errores más comunes es el hecho de no utilizar protección solar en la cara diariamente con la falsa creencia de que si no vamos a tomar el sol, no es necesaria. Los fotoprotectores solares, deben estar incluidos en nuestro cuidado diario durante todo el año.

Para el día a día, muchas bases de maquillaje o cremas contienen en su formulación factores de protección solar, protegiendo frente a rayos UVA y UVB, evitando el desgaste de nuestra piel.

Una exposición solar prolongada de nuestro cuerpo sin protección puede provocar la deshidratación de la piel, la producción de manchas generando un tono desigual, quemaduras, rojeces, inflamación y a la larga generar problemas más graves.

HÁBITOS DE VIDA SALUDABLES

Mantener hábitos de vida saludable como una alimentación equilibrada rica en frutas y verduras, beber al menos 2 litros de agua al día, hacer ejercicio regularmente, dormir un mínimo de 8 horas y mantenernos alejados de la cafeína, el azúcar y tabaco, ayudará a nuestra piel a mantenerse libre de toxinas, regenerarse más rápidamente y verse más hidratada, enérgica y luminosa.

OBSERVA Y VIGILA TU PIEL

Observa tu piel con regularidad y detenimiento. Este tiempo que le dediques hará que detectes cualquier cambio que se produzca en ella con mayor rapidez y puedas actuar adecuadamente adaptando tu protocolo de cuidado diario tanto facial como corporal.

Si no sabes cual es tu tipo de piel te recomendamos este artículo que te ayudará a identificarla según la clasificación Baumann.
Conoce más a fondo como realizar un protocolo de cuidado facial con nuestro protocolo de limpieza facial paso a paso.