Uno de los problemas a los que nos enfrentamos cuando queremos mantener una piel limpia y sana en nuestro rostro es el acné comedónico, también conocido como puntos negros o comedones.

Estas antiestéticas manchitas negras que aparecen en zonas concretas de nuestro rostro, o incluso en espalda y escote, se generan debido a la obstrucción de los poros de nuestra piel, por una producción excesiva de sebo vinculada al proceso de oxidación de las células.

Esta grasa no permite que se realice adecuadamente el drenaje de las glándulas sebáceas, provocando que estas se taponen y se ensucien adquiriendo una tonalidad oscura.

Otros factores que pueden empeorar esta obstrucción son el uso excesivo de maquillaje, la contaminación, las condiciones medioambientales, el polvo o la producción de grasa de nuestra piel.

Independientemente de la edad o el tipo de piel, la mayoría de las personas tienen puntos negros en zonas concretas como la zona T: nariz, frente y barbilla. Tener unos poros excesivamente abiertos también aumenta el riesgo de tener un elevado número de puntos negros, así como, tener una piel mixta o grasa.

Para prevenir y eliminar estos antiestéticos puntitos de suciedad os damos los consejos y trucos más eficaces:

1. MANTÉN UNA RUTINA DIARIA DE LIMPIEZA FACIAL

Mantener una rutina diaria y nocturna de limpieza facial con los productos adecuados acorde a nuestro tipo de piel nos ayudará a dejar nuestro rostro limpio, hidratado, protegido, y a reducir la producción de sebo.

  • Para pieles sensibles o deshidratadas, es esencial utilizar un limpiador suave que permita eliminar restos de maquillaje, polución, y restos de células muertas, dejando la piel hidratada, limpia, y saludable. Una leche limpiadora ligera es perfecta para este tipo de pieles secas, sensibles, o normales.
  • Paras la pieles mixtas o grasas, es muy importante que el limpiador facial regule la producción de sebo de las células y elimine cualquier tipo de suciedad. Un gel limpiador que reduzca la grasa de las glándulas sebáceas e impida la rápida suciedad de la dermis es buena opción para este tipo de pieles.

2 EXFOLIACIÓN DE LA PIEL

Exfolia tu piel o la zona afectada entre una o dos veces por semana según la suciedad que se vea acumulada. Un exfoliante facial capaz de eliminar todas las células muertas, suciedad e impurezas, prevendrá y reducirá esta afección de la piel dejando un cutis limpio y suave.

3. APLICA UN TÓNICO FACIAL

No olvides aplicar un tónico facial a tu rutina de limpieza diaria, ya que este producto calma la piel tras la limpieza y exfoliación, y cierra los poros para evitar que el sebo se vuelva a generar.

4. DEJA QUE TU PIEL RESPIRE

Evita la utilización de cremas y maquillajes que taponen los poros y aumenten la producción de sebo y grasa, usando cosméticos de calidad y adecuados a tu tipo de piel.

5. APLICA UNA MASCARILLA EQUILIBRANTE

Una o dos veces por semana, tras realizar la limpieza y exfoliación puedes aplicar en tu rostro una mascarilla equilibrante que reduzca la producción de sebo de la piel y afine los poros.

6. UNA VISITA A TU ESTETICISTA

Visita a tu esteticista. El truco más eficaz siempre es ponerte en manos de tu centro de belleza para realizarte una limpieza facial profunda que pueda combatir los efectos del acné y la grasa en el rostro.

Los profesionales podrán realizarte tratamientos de limpieza personalizados según tu tipo de piel utilizando la mejor tecnología para un resultado extraordinario.

Una exfoliación profunda gracias a un peeling enzimático, con o sin vapor, junto con la utilización de un peeling ultrasónico, espátula que exfolia la capa cutánea externa, son complementos fundamentales en una limpieza facial profesional para eliminar los puntos negros y cualquier otro tipo de suciedad e impureza de nuestra dermis, obteniendo un rostro limpio, protegido, y saludable.

---

En nuestra web podrás encontrar múltiples productos para conseguir reducir los puntos negros y obtener la piel suave y sana que deseas.

También puedes consultar el protocolo de rutina de limpieza facial en siguiente ENLACE.