El agua es fundamental para nuestro cuerpo, nos ayuda a disolver los nutrientes y eliminar desechos, pero a veces se puede generar una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos, causando una hinchazón visible en rostro, abdomen y extremidades.

A menudo estas retenciones son temporales y fáciles de tratar, provocadas por cambios hormonales, estrés, el calor, el sedentarismo, una mala alimentación… pero si esta situación se convierte en un problema habitual y muy repetitivo es importante visitar al médico para que descarte una condición de salud más grave como problemas renales o circulatorios que deban ser tratados por profesionales.

7 CONSEJOS PARA ELIMINAR LA RETENCIÓN DE LIQUIDOS

1. REDUCE EL CONSUMO DE SODIO

La retención de líquidos se puede reducir de diferentes maneras, la más eficaz es reducir la ingesta de sodio, este se encuentra principalmente en la sal, por lo que es necesario reducir o eliminar su consumo y utilizar en su lugar especias, hierbas, limón, etc.

2. UNA DIETA SALUDABLE RICA EN POTASIO

Como hemos comentado con anterioridad, reducir el consumo de sodio es importante, pero además de esto debemos hidratarnos correctamente, bebiendo entre 1,5 y 2 L de agua y aumentar la ingesta de alimentos ricos en potasio.

Este mineral es un tipo de electrolito que ayuda a la función de los nervios, los músculos, y a que los nutrientes circulen correctamente, lo que ayuda a contrarrestar los efectos secundarios del exceso de sodio en sangre.

Algunos de estos alimentos son las legumbres, los frutos secos, o las verduras de hoja verde.

3. NO AL SEDENTERISMO

El peor enemigo de nuestro cuerpo siempre es la falta de ejercicio y más en el caso de la retención de líquidos. La falta de movimiento es contraproducente para la circulación sanguínea, lo que empeora la inflamación y las retenciones.

Lo más aconsejable es llevar una vida activa y practicar deporte habitualmente, lo que nos ayudará además a liberar toxinas y acelerar nuestro metabolismo reduciendo nuestro peso corporal.

4. EVITA LAS SUSTANCIAS PERJUDICIALES

Sustancias como el tabaco o el alcohol son perjudiciales para nuestro hígado, riñones, y sistema circulatorio, lo que también resultara perjudicial para la inflamación de nuestro cuerpo provocada por las retenciones.

5. AUMENTA EL CONSUMO DE ALIMENTOS DIURÉTICOS

El consumo de alimentos con propiedades diuréticas nos ayuda a eliminar el líquido retenido por los tejidos de nuestro cuerpo llevándose con ello toxinas y desechos que no necesitamos.

Algunos de los alimentos más diuréticos son: el pepino, los espárragos, el calabacín, la alcachofa, o el melón. Todos ellos tienen un alto contenido en agua, fibra, y antioxidante que les provee de propiedades depurativas.

6. PRODUCTOS DIURÉTICOS BAJO SUPERVISIÓN MÉDICA

El uso de productos específicamente diuréticos como la cola de caballo, el diente de león, u otros suplementos farmacológicos también son utilizados habitualmente. Todos ellos deben ser consumidos bajo el seguimiento de su médico, puesto que su ingesta excesiva a lo largo del tiempo puede llevar a efectos secundarios como mareos, cefaleas, hipotensión, arritmias, etc.

7. MASAJES DRENANTES

Otra buena opción para ayudar a nuestro cuerpo a drenarse son los masajes que estimulan el sistema linfático, estos pueden realizarse en el hogar manualmente con la ayuda de cremas anticelulíticas y drenantes.

Mediante la realización de movimientos circulares con alta presión en las zonas a tratar, se fomenta el movimiento de la linfa favoreciendo la depuración y saneando las zonas obstruidas.

Si queremos conseguir un efecto más inmediato y efectivo, es recomendable realizar estos tratamientos en centros de belleza donde en muchas ocasiones son complementados con el uso de aparatología corporal como, por ejemplo, mediante presoterapia.

Ambas técnicas combinadas resulta ser una terapia totalmente indolora que consigue resultados inmediatos.

Si necesitas más información, contacta con nosotros en el 91 013 36 56 (L-V 9:30 a 18:30h) o a través de nuestro chat y resolveremos toda tus dudas.