A veces nos resulta prácticamente imposible eliminar esa grasa rebelde que, en la mayoría de los casos, se encuentra localizada en abdomen y muslos y que nos hace buscar un milagro que consiga reducir esas zonas que nos disgustan.

Lamentablemente no existe un truco infalible, pues cada cuerpo es diferente y la grasa, aunque nos cueste aceptarlo, es un elemento más de nuestro organismo, y su acumulación depende de muchos factores en nuestro estilo de vida: edad, ejercicio físico, alimentación, hormonas, genética, etc.

Para mantener lejos los depósitos de grasa de nuestro cuerpo es fundamental mantener hábitos de vida saludables desde jóvenes, ya que con la edad la grasa se puede ir estancando o cambiando de textura, siendo mucho más difícil de eliminar.

Existen varios métodos para librarnos de la grasa acumulada, te damos los trucos más útiles y con los que verás los mejores resultados:

EJERCICIO CARDIOVASCULAR Y DE FUERZA

Para consumir la grasa acumulada en nuestro cuerpo y el aporte energético que le damos cuando comemos, el truco más natural y que mejor va a funcionar siempre es el ejercicio cardiovascular.

Este propiciará un mayor gasto de energía por lo que nuestro cuerpo se sentirá obligado a consumir de esa grasa localizada para mantenerse activo. Además, mejorará nuestra resistencia, oxigenará el organismo, regulará los niveles de colesterol y reducirá el estrés.

Si complementamos estos ejercicios aeróbicos con otros anaeróbicos o de fuerza, mejorará nuestra masa muscular y ósea, al aumentar y tonificar nuestros músculos nuestro metabolismo basal aumentará, por lo que nuestro cuerpo quemara más calorías en reposo.

Podemos empezar con una sesión de 30 minutos de ejercicio cardiovascular, y después realizar ejercicios de fuerza en diferentes zonas de nuestro cuerpo. Centrarse solo en la zona donde se encuentra la grasa localizada no hará quemarlo más rápidamente.

CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Una dieta sana y equilibrada es fundamental para conseguir reducir esos kilos de más. Algunos trucos para mejorar nuestra alimentación son:

  • Realizar de 5 a 6 comidas al día: Esto nos ayuda a no llegar a las comidas principales con tanta hambre y a mantener activado nuestro metabolismo.
  • Beber de 1,5 a 2 litros de agua al día: Nos mantendremos hidratados y ayudará a eliminar residuos de nuestro cuerpo.
  • Aumenta el consumo de frutas, verduras y cereales integrales: Aportarán todas las vitaminas y minerales que necesita tu cuerpo y mejorarán tu tránsito intestinal.
  • Consume grasas buenas: Consume alimentos como aceite de oliva virgen extra, pescado azul y frutos secos. Evita las grasas saturadas y trans.
  • Evita azúcar, dulces y refrescos: Aunque estos sean light o Zero no aportan nutrientes y hacen que se almacene grasa con facilidad.

CREMAS Y GELES ANTICELULÍTICOS

Las cremas y geles anticelulíticos pueden ayudar a que nuestro objetivo se cumpla más rápido.

Las cremas de efecto calor como la Crema Anticelulítica de Cibelesthetic con el efecto de aumento de temperatura y los extractos vegetales, dilatan los vasos sanguíneos estimulando la circulación sanguínea y con ello la eliminación de grasa de esa zona en concreto.

Es recomendable su aplicación por la noche antes de acostarse masajeando varias veces la zona.

En la otra cara de la moneda, tenemos las cremas de efecto frío, con el Gel Ultrafresh de Cilbelesthetic, que evita la retención de líquidos y la hinchazón en zonas como caderas y piernas, ayudando a mejorar la circulación.

Si este tipo de sensaciones nos molestan, una buena opción puede ser la crema de Algas que gracias a sus extractos incide directamente sobre las células adiposas de la piel, ayudando a alisarla y reducir la grasa superficial. Si además lo aplicamos cubriéndolo con un film, será más efectivo.

ENVOLTURAS CON VENDAS REDUCTORAS

Otra forma de moldear nuestra figura es el uso de las vendas reductoras. Pueden aplicarse en cualquier zona del cuerpo y facilitan que el sistema linfático elimine líquidos retenidos reafirmando la zona tratada. Los resultados son notorios desde la primera aplicación.

Al igual que con las cremas y los geles, hay disponibles dos tipos diferentes: las vendas reductoras de efecto calor y las vendas reductoras de efecto frío.

Estos cambios de temperatura tan bruscos en la piel originan diferentes efectos: un aumento de la circulación sanguínea de la zona, movilización de la grasa acumulada y un aumento del metabolismo celular.

Estos efectos originan diferentes beneficios como la reducción de la hinchazón, eliminación de toxinas, reafirmación de tejidos y un efecto reductor.

Si deseas más información, puedes consultar nuestro apartado sobre cómo combatir la celulitis, o si quieres asesoramiento sobre los cosméticos más efectivos, contacta con nosotros en el teléfono 91 013 36 56 (L-V 9:30 a 18:30h).