No solamente los tratamientos faciales son capaces de restar años a nuestro rostro y nuestro aspecto en general.

El peinado y, sobre todo, el color de nuestro cabello es capaz de suavizar nuestras facciones y disimular arrugas, haciéndonos parecer hasta 10 años más jóvenes.

Esto no quiere decir que no debamos cuidar nuestra piel, al contrario, los cuidados que hacemos en ella son fundamentales para restarnos unos años.

Expertos estilistas y coloristas saben perfectamente el tono que necesita tu pelo para volver a la deseada juventud y nos han contado su secreto.

RUBIOS CÁLIDOS

Olvídate de los rubios cenizos que nos envejecen, lo mejor para aportar frescura a nuestro rostro es un rubio con diferentes matices y una gran luminosidad.

El efecto degradado con un tono más oscuro en la raíz, y un rubio más cálido en medios y puntas suavizara nuestro rostro.

También podemos aplicar unas mechas balayage como las de Sarah Jessica Parker o Jennifer Lopez, que junto con un cabello bien cuidado y nutrido funcionan también genial para conseguir un aspecto juvenil.

CASTAÑOS MIEL O ALMENDRADOS

Para las mujeres morenas no hace falta irse a un tono muy diferente del suyo natural, para restar algunos años siempre nos alejaremos de los más oscuros.

Los castaños claros o con tonalidades miel, son perfectos para conseguir una melena con volumen y luminosidad, y si a esto le sumamos un pequeño degradado o unas mechas babylight en tonos rubios conseguiremos un aspecto juvenil como el de Eva Longoria.

Otra opción es usar un castaño almendrado con matices dorados, este pigmento también aporta mucha luz a la tez, resultando muy favorecedor en pieles más oscuras.

COBRIZOS

Un tinte de cabello cobrizo muy natural favorece a todo tipo de pieles sobre todo aquellas más pálidas y pecosas.

Este color siempre conseguirá infantilizar nuestro rostro consiguiendo que nadie se fije en el paso de los años y dándole la frescura que necesita.

Actrices como Julia Roberts o Scarlett Johansson han apostado por él en muchas ocasiones para lucir jóvenes y atrevidas.

No solamente el color es importante en estos casos, sino que, además, el estado de salud de nuestro cabello, así como su peinado, es clave para lograr nuestro objetivo de aparentar unos años menos.

Una hidratación profunda en nuestro pelo que lo nutra desde la raíz hasta las puntas nos vendrá genial para recuperar el grosor perdido a lo largo de los años, y si a esto le añadimos un peinado voluminoso, dará esa sensación de que ha vuelto a su plena juventud.