Una de las grandes preocupaciones estéticas después del verano es el estado del cabello, todas queremos seguir luciendo una melena hidratada, suave y brillante, y aunque la hayamos cuidado con mimo durante las vacaciones esta se ve más seca y opaca.

Al igual que nuestra piel, el pelo sufre con la exposición solar, además del cloro y el salitre de playas y piscinas que hace que se debilite y quiebre con facilidad. Si no quieres cortarlo más de lo planeado a la vuelta del verano, te damos algunos trucos para rehidratarlo en profundidad y devolverle poco a poco su brillo y fuerza natural.

USA CHAMPÚS QUE HIDRATEN EN PROFUNDIDAD

La elección de un champú adecuado y de calidad después del verano es fundamental para reconstruir nuestro cabello. Trata de utilizar un champú lo más suave posible que limpie en profundidad, pero que no irrite el cuero cabelludo y que sea el indicado para tu tipo de pelo.

Puedes optar por champús neutros o cien por cien naturales, que contengan propiedades hidratantes y ayuden a nutrir y regenerar en profundidad adaptándose a tus necesidades.

PASA POR LA PELUQUERIA Y CORTA LAS PUNTAS ABIERTAS Y QUEBRADAS

Aunque no sea de nuestro agrado pasar por la tijera, es la mejor solución para que nuestro cabello se recupere rápidamente de los excesos del verano. Eliminar las puntas dañadas y abiertas le dará a tu melena un aspecto saludable y evitará que las puntas abiertas sigan abriéndose cada vez más.

Si eres atrevida aprovecha el cambia de estación para lucir nuevo look, una media melena o un corte bob, sienta genial a prácticamente todo el mundo y tu cabello te lo agradecerá.

DEJA EL ACONDICIONADOR A UN LADO Y PÁSATE AL USO DE MASCARILLAS

El acondicionar es nuestro aliado durante todo el año para conseguir un cabello más brillante, suave y sedoso. Sin embargo, en este momento del año nuestra recomendación es pasarse al uso de mascarillas capilares.

Una buena mascarilla nutritiva rica en principios activos como la queratina, el aceite de camelia o el aceite de argán, conseguirá que nuestra melena se vea hidratada y sana. Repite su uso al menos dos veces por semana.

ACLARA EL CABELLO CON AGUA FRÍA

Aprovecha los últimos días de verano y aclara tu cabello con agua templada o fría, sobre todo el último aclarado. Esto evitará estresar el pelo de más y dará a nuestra melena un aspecto brillante y sedoso.

REHIDRATA TU CABELLO CON ACEITES ESENCIALES

Aplicar aceites esenciales puros tiene múltiples beneficios en nuestro cabello, como aumentar su densidad, brillo, luminosidad, y evitar la caída de este. Nuestro favorito es el aceite de argán, ya que para estos casos es perfecto puesto que reestructura, regenera y nutre hasta la cutícula del cabello.

UTILIZA LO MÍNIMO POSIBLE PLANCHAS Y SECADORES

Evita el uso de planchas y secadores durante una buena temporada para que el cabello no se vea expuesto a más abrasiones externas, y pueda recuperarse con mayor rapidez.

Si necesitas el uso de aparatos eléctricos para peinarte o secarte el pelo, opta por usarlos a la temperatura mínima, y siempre protegiendo tu cabello previamente con un serum apto para una protección de entre 180º y 230º de temperatura.

DI ADIÓS AL CEPILLO Y HOLA AL PEINE

Para cepillar nuestro cabello después del lavado es recomendable que no usemos cepillos o peines con puntas cerradas, en este momento en el que nuestras puntas se encuentran dañadas debemos utilizar un peine de puntas abiertas que no arrastre ni tire de la melena para evitar que se quiebre más.

Si necesitas más información, contacta con nosotros en el 91 013 36 56 (L-V 9:30 a 18:30h) o a través de nuestro chat y resolveremos toda tus dudas.