Aunque el uso de la parafina está muy extendido en diferentes sectores, nos centraremos en esta ocasión en sus propiedades y aplicaciones cosméticas.

La parafina es una mezcla de diferentes tipos de hidrocarburos simples. La cera de parafina se aplica con mayor frecuencia en las manos y  pies como tratamiento hidratante, o como ingrediente activo en cremas por su consistencia.

Es una cera blanda, que se funde a una temperatura inferior a la normal, por lo que se utiliza tradicionalmente para sumergir en ella manos o pies hasta cubrir la piel con una capa generosa. Se envuelven en plástico, u otro material no absorbente y se deja reposar entre 15 y 30 minutos.

Durante los tratamientos de cera de parafina, la piel está bañada en calor, lo que ayuda a que los poros se abran y la piel se suavice. Después de un tratamiento de cera de parafina, la piel queda suave, tersa y con mejor aspecto.

Su uso está especialmente indicado para pieles con problemas de deshidratación, sequedad, falta de elasticidad, piel agrietada o descamada.

Se puede utilizar en manos, muñecas, codos, hombros, pies, tobillos, rodillas o muslos, e incluso como mascarilla facial, aunque es importante que el tratamiento con parafina en el rostro solo lo aplique un profesional.

También se usa en fisioterapia como agente terapéutico y calmante del dolor en procesos reumatológicos, artríticos, contracturas, rigidez, tendinitis, torceduras...

Por otro lado, existe también la utilización de parafina fría a través de productos como la crema de parafina, con los mismos beneficios que la caliente,  pero con la ventaja de no tener que calentar el producto. De este modo, se puede extender más fácilmente y hacerla penetrar mediante un masaje.

En www.telebelleza.es podrá encontrar crema de parafina, parafina tradicional, así como bañeras para su aplicación y complementos.

---

Si necesitas más información, contacta con nosotros en el 91 013 36 56 (L-V 9:30 a 18:30h) o a través de nuestro chat y resolveremos toda tus dudas.