La cromoterapia, fototerapia o biolumínica, como se le llama ahora, es la utilización de luces, en un haz monocromático, que dependiendo de su penetración, y longitud de onda, es utilizada para determinadas patologías o afecciones de la piel.

Este tratamiento facial consiste en, mediante la colocación de una máscara LED, aplicar luz en la piel penetrando en ésta y estimulando las células fibroblastos para que produzcan más colágeno. La mayor producción de colágeno alisa y suaviza el aspecto de las arrugas y el tamaño de los poros, mejorando la textura de la piel.

La terapia de luz LED para la piel se realiza con diferentes colores, todos los cuales tienen su propio efecto. Dependiendo del tratamiento deseado, la terapia de luz LED se combina con infrarrojos (IR) para obtener mejores resultados.

1. LUZ ROJA: Puede mejorar la actividad de las células, acelerar el metabolismo, mejorar la formación de colágeno,  blanqueamiento, aumentar la elasticidad de la piel, arrugas, etc función. Es un eficaz tratamiento anti-envejecimiento.

2. LUZ AZUL: Efecto bactericida y anti-inflamatorio, ayuda a la eliminación de acné, anti-inflamatorio, reparación de la piel; y se recomienda en las pieles con hipersensibilidad por su efecto calmante.  

3. LUZ VERDE: Regula la función de las glándulas de la piel, mejorar la piel grasa, puntos negros, acné, etc.

También  existes modelos que emiten luz púrpura, amarilla, verde agua y blanca, con sus respectivas ventajas cada uno.

Es por ello que los tratamientos de fototerapia con máscara LED son muy eficaces para los desequilibrios actuales en la piel.

***Si aún no dispone en su centro de Máscara LED, puede adquirir la suya en el siguiente enlace.